Desde el corazón de la Ribeira Sacra, a los pies del Camino de Santiago, recuperamos artesanalmente una tradición gastronómica que se ha convertido en un tesoro compuesto por aromas, texturas, sabores y emociones que nos llevan a la infancia, a la alegría de las fiestas del pueblo y al saber hacer de nuestras abuelas.